Novedades

MTO: “Las Brassicas deben complementar, pero no sustituir al trigo y la cebada en una rotación saludable”_20.08.2018.

El 7mo encuentro de la Mesa Tecnológica de Oleaginosos, que se llevó a cabo el pasado miércoles la Cámara Mercantil, aportó información muy valiosa para el sector agrícola como los resultados experimentales del cultivo de carinata en Uruguay, los avances en investigación de la red , el origen de las semillas utilizadas y la funcionalidad global de las oleaginosas de invierno en las rotaciones de cultivos.

Luego del informe de Deloitte, del cual se habló en otro segmento de este Panorama Agrícola, se presentaron dos paneles. El primero titulado “Nuevas acciones para el nuevo escenario agrícola”, en el cual participaron los ingenieros Daniel Bayce y Omar Borsani, por Instituto Nacional de la Semilla (INASE) y la Red Nacional de la Biotecnología Agrícola (RNBA) respectivamente. Posteriormente se realizó el panel denominado “+Oleaginosas de invierno” con la presencia de destacados investigadores, y Marina Castro.

En su exposición, el director ejecutivo de INASE habló entre otras cosas de la previsión de importación de semillas de soja, que para la próxima zafra ha de ser nuevamente muy alta, contrastando con la última zafra en la cual solo se importaron 2.481 toneladas debidos a la gran cosecha de la campaña 2016-17. Como dato preocupante, Bayce informó que en el 2017 “creció la cantidad de semillas que no son lo que dicen ser”, especialmente en la semilla propia que siembran los agricultores. Agregando que en una muestra de 3000 toneladas, lo que equivaldría a 50 mil hectáreas, el promedio de germinación de semilla propia (76%) está muy por debajo de lo exigido en semillas de calidad comercial, el 14% de las semillas muestreadas no coincidían con su descripción esperada. Por último destacó el aumento en la importación de semillas de carinata.

En su presentación, el investigador de la Facultad de Agronomía y la RNBA, Omar Borsani se refirió a los avances en genotipado de cultivares resistentes a factores abióticos como la sequía, y a enfermedades como la roya asiática y al cancro del tallo. En la presentación se destacó la incursión en ingeniería genética libre de ADN, la cual se considera como convencional en muchos países ya que no se utiliza material genético exógeno como en la transgénesis.

La ingeniera agrónoma Marina Castro presentó resultados experimentales del cultivo de la Brassica carinata, de los cuales destacó la menor incidencia de las enfermedades de mildiu y phoma que en la colza; la menor dehiscencia de la silicua, lo cual permite evitar el uso de desecantes y de la posibilidad de utilizar la “torta” de sólidos que se obtienen luego de la extracción del aceite para el consumo animal.

En su intervención el ingeniero Mazzilli abarcó la temática desde un punto más abarcativo, teniendo en cuenta el rol de las oleaginosas de invierno en la rotación de cultivos. En su primera exposición de la tarde, el experto en oleaginosas de invierno destacó que el 60% de las chacras de Uruguay tenían una rotación de “soja – cobertura – soja” lo cual no es comercialmente positivo para el sistema comercial en sentido macro, pero destacó que el hecho de que un 30% de las sojas de segunda se siembren luego de una Brassica es positivo ya que “una cada tres años es una buena rotación para disminuir la presión de enfermedades sobre la chacra”.

Un punto en el cual Sebastián Mazzilli hizo énfasis fue en la fertilidad de los suelos y la importancia de rotar con gramíneas para aumentar el carbono en el suelo, lo cual “no está sucediendo como algunos dicen o como quisiéramos” ya que “las Brassicas deben complementar pero no sustituir al trigo y la cebada en una rotación saludable”.

Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Plugin WordPress Maintenance